Consejos

PROTOCOLO |

Mantillas. Una cuestión de decoro

Los expertos en la evolución de la moda aseguran que la mantilla tuvo en su origen una función de abrigo y no ornamental. De hecho, procede de los antiguos mantos con los que se cubrían hombres y mujeres para prevenirse del frío. Hay quien mantiene que las peinas ya eran utilizadas en España por civilizaciones anteriores a la llegada de los romanos. Para ello se remiten a las representaciones de la Dama de Elche y sus característicos peinecillos. Luego, ya a finales del XVII y del XVIII, es habitual verla en la aristocracia. Lo cierto es que su empleo no se popularizó hasta el siglo XIX cuando se convierte en un prenda habitual en la vestimenta de Isabel II, la reina española más castiza. Tan corriente fue su uso que las mujeres acudían veladas con una toquilla (mantilla triangular, de menor tamaño y sin peina) a la iglesia, en señal de respeto. Hoy su empleo sólo está reservado para Semana Santa y las bodas. Las blancas se dejan guardadas para paseos de enganches o acudir a los toros. Destacan aquí las que lucen las maestrantes en su palco. 

Sobre su uso no hay nada escrito y ha sido la costumbre y tradición quienes han ido fijando sus reglas. Todas ellas forman parte de ese cajón de sastre del protocolo que es el protocolo social. Por éste, hay que entender toda una serie de usos y costumbres comúnmente aceptadas por la sociedad y cuyo conocimiento parece de obligado cumplimiento. En otras palabras, viene el uso continuado imperante lo que marca la diferencia entre el saber ser y el saber estar.

La mantilla se usará sólo en las bodas religiosas, no en las civiles, y se reserva exclusivamente a la madrina, a menos que en la invitación se pida a las invitadas que la luzcan, también. La madrina la llevará de color negro, aunque algunas más creativas han optado por otro color, y con traje corto o largo, según sea la boda por la mañana o por la tarde.

El uso de la mantilla en Semana Santa  sigue unas reglas más estrictas. Teniendo en cuenta el carácter especial de estas festividades, la mantilla se utiliza el Jueves Santo, en la visita a los monumentos eucarísticos y el Viernes Santo, en las procesiones. Se lleva con traje negro, de luto, en señal de duelo por la muerte de Nuestro Señor.La de color blanco ser reserva para el Domingo de Resurrección, y solo se utiliza cumplidos los 18 años

En consecuencia, y dada la austeridad que exige la ocasión, no se utiliza con flores, ni abalorios superfluos y se llevará con vestido y guantes negros, misal y rosario.
El traje ha de ser sobrio, sencillo, sin grandes escotes y, como es lógico, sin tirantes. En cuanto al largo de la falda, no debe superar la rodilla. Las medias deben ser negras lisas (ni opacas ni tupidas, ni con brillos, ni encajes o dibujos). Por lo que respecta al zapato, se debe llevar también negro, cerrado o de salón, con un tacón medio (no más de 7 centímetros). Se acompaña con bolso de mano negro y rosario. Las joyas se procurará que sean de plata envejecida y las más habituales son una cadena con crucifijo, pendientes, rosario y broche para sujetar la mantilla. En consonancia con todo lo anterior, el maquillaje debe ser sencillo y natural, al igual que la manicura. El peinado despejado de frente y rostro y siempre recogido.

Para el Jueves Santo, se coloca dejando la frente despejada, en cambio, el Viernes Santo, la mantilla debe cubrir la frente unos dos centímetros.

Los pendientes de plata vieja, las perlas y las medallas son los complementos ideales. Se deben escoger joyas sencillas, un bolso de mano, el rosario y si se desea guantes, se aconseja no llevar gafas de sol ni claveles en el pelo ni el la solapa. Para las de noche, se aconseja ropa cómoda y abrigada en tonos oscuros.

Fuentes: 

www.diariosur.es

telademoda.com

www.efeestilo.com


SEGURIDAD |

Recomendaciones generales para mantener la seguridad de la ciudadanía en situaciones de incidencias:

No secunde situaciones de pánico, bulo o rumor.

En caso real de producirse cualquier incidente, mantenga la calma, evite correr y atienda a las recomendaciones de los Cuerpos Policiales, de Protección Civil o del personal de seguridad de la organización.

En caso de evacuación urgente, ignore la pérdida de objetos personales.

Evite en la medida de lo posible llevar objetos voluminosos que puedan obstaculizar el paso de personas por calles muy concurridas (carritos en general, bicicletas, etc.).

En caso de pérdida o desorientación, localice el punto de encuentro designado, si no lo hay, establezca con amigos o familiares un lugar de reunión para casos de pérdida o desorientación.

Mantenga en todo momento conductas respetuosas con los demás asistentes a las procesiones, teniendo especial consideración con la presencia de personas mayores, niños y personas con movilidad reducida.

Antes de asistir al evento:

Utilice el transporte público y evite acceder con su vehículo al acto.
No aparque donde colapse la circulación u obstaculice la salida de los vehículos de emergencia.
Hidrátese antes de ir. Lleve agua, siempre en envases de plástico.
Lleve siempre calzado cómodo e intente que siempre sea cerrado.
Lleve ropa cómoda y adecuada a la temperatura que va a soportar.
Si el evento es al aire libre en días soleados no olvide protección solar, también gorra o visera.
Siempre debe llevar consigo el Documento Nacional de Identidad.
Si tiene menores, personas de avanzada edad o discapacitados psíquicos a su cargo escríbales en la mano o en un papel visible un número de contacto.
Si sigue un tratamiento médico no olvide su medicación
Consensúe con las personas que le acompañen un punto de encuentro, dentro y fuera del evento.
Recuerde que durante el evento es posible que disminuya cobertura de red móvil
Indique a sus familiares o amigos que va a asistir al evento.
Evite asistir con sillas de niños.

Para disfrutar del evento:

Siga atentamente las indicaciones del personal de Protección Civil, seguridad y organización.
En el momento de llegar, identifique las salidas de emergencia y vías de evacuación.
En caso de encontrar a un niño perdido, llévelo con el personal de Protección Civil, seguridad u organización.
No se suba a elementos como farolas, estatuas, semáforos, vallas, marquesinas de paradas de autobús, pantallas de sonido, etc..
No se pare en zonas de paso.
Ocupe lugares seguros y mantenga las distancias sin aglomerarse ni empujar.
Cuando cambie de lugar con niños, cójalos de la mano.
Evite en todo caso el uso de material pirotécnico entre el público.
Hidrátese convenientemente.
En caso de ser al aire libre y en días soleados, no olvide aplicarse protección solar cada hora. No descuide la protección de la cabeza (visera o gorra)
No tire envases al suelo, utilice las papeleras destinadas a tal efecto.
Vigile de manera constante sus pertenencias.
En caso de necesidad, acuda al personal de Protección Civil, seguridad u organización, estamos para ayudarle.

Una vez finalizado el evento:

Atienda las indicaciones del personal de Protección Civil, seguridad y organización.
Vigile sus pertenencias.
Lleve de la mano a los niños que estén a su cargo.
Abandone el lugar con calma, sin correr, sin gritar y sin empujar.

En caso de emergencia:

Siga atentamente las indicaciones del personal de Protección Civil, seguridad y organización.
Informe de cualquier anomalía sin interferir en las labores de socorro.
Si debe evacuar, salga en calma, sin gritar, sin correr y sin empujar. Evacue con orden hasta el punto de encuentro. Nunca retroceda ni vuelva atrás.
Cuando esté en una zona considerada segura, confirme que no echa en falta a nadie. Si falta alguien, espere un tiempo prudencial y avise a los servicios de emergencia.