La solución de Ojeda llega hasta nuestros días

Nuestra Señora del Mayor Dolor ya está vestida de «hebrea» para Cuaresma, continuando con aquella solución que el maestro D. Juan Manuel Rodríguez Ojeda impusiera en la Sevilla de la posguerra. 

Antiguamente las imágenes no poseían tantas vestiduras y las dolorosas siempre estaban vestidas de atuendos negros, siendo estos en muchas ocasiones los mismos con lo que realizaban estación de penitencia. Como solución a este problema, el innovador de la Semana Santa, Juan Manuel Rodríguez Ojeda, se inventó la vestimenta de hebrea, sacada de telas de bajo coste como el manto de raso y una saya de terciopelo liso, para de esta manera tener no retirar del culto a dichas imágenes.

La vestimenta de hebrea, pese a que puede ofrecer distintas variaciones de colores o tejidos, suele presentar normalmente un manto azul en raso, que puede ser en todos más claros, dando así un poco de más alegría, o en tonos oscuros, lo que da recogimiento y elegancia a la Dolorosa que lo porta. También en lugar del raso, se está utilizando últimamente el terciopelo, que un tejido de más calidad. Es característico también que el forro del manto sea en color blanco, por lo que al colocarlo, el doblez destaque como una franja blanca sobre la cabeza y los hombros de la Virgen. En cuanto al color de la saya, siempre se usa el rojo, y al igual que el manto, se emplea en tonos claros u oscuros dependiendo de la seriedad y carácter que se le quiera dar a la hermandad.

María Santísima de Gracia y Esperanza, que ha sido ubicada en una nueva Capilla de la Milagrosa, gracias a la labor de la Albacería General, en contacto permanente con nuestro Director Espiritual, el Rvdo. D. Rafael López, también se ha ataviado para la celebración de la Cuaresma y luce la flamante diadema de estrellas realizada por el orfebre D. Ángel Villalta, regalo de la nueva Junta de Gobierno. 

 

    María Stma. de Gracia y Esperanza
      Ntra. Sra. del Mayor Dolor